|  
  La leche:  
   

La leche de BIZKAIA ESNEA es leche fresca de los caseríos de Karrantza. Es la leche de toda la vida, con su característica nata, con todas las prioriedades nutritivas de origen y su sabor auténtico. Es leche de vaca recogida diariamente en nuestros caseríos y sometida después al proceso UHT. El proceso UHT es una técnica de conservación de la leche líquida que consiste en someterlos a una exposición calorífica breve pero intensa. Este mecanismo destruye los microorganismos existentes en el producto. Una vez sometido a este tratamiento el producto debe permanecer en condiciones asépticas, ya que es necesario evitar la reinfección. Para ello se envasa el producto en un envase previamente esterilizado, que una vez lleno y cerrado garantiza unas condiciones asépticas de conservación.

BIZKAIA ESNEA garantiza que la leche cumple la normativa vigente e incluso supera los estándares europeos de calidad. Se suele decir que de las mejores vacas se obtiene la mejor leche. El cuidado y mimo de nuestros y nuestras baserritarras, el bienestar de las vacas y las buenas prácticas resultan un factor clave. Éstas pastan libremente a lo largo y ancho del Valle de Karrantza, uno de los paisajes naturales mejor conservados de Bizkaia con un verde característico y luminoso. En este entorno se encuentran nuestros caseríos modernizados y especializados en producción lechera.

Una leche de calidad como la nuestra trae grandes beneficios al consumidor. La leche es una excelente fuente de propiedades para mantener la salud cada día. Constituye el mejor aporte de calcio, proteínas y otros nutrientes necesarios para la formación de huesos y dientes. Durante la infancia y adolescencia se aconseja tomar la leche entera, ya que conserva la energía y las vitaminas A y D ligadas a la grasa. En la edad adulta también es importante mantener un consumo adecuado, con el fin de favorecer la conservación de la masa ósea, contribuyendo así a prevenir la desmineralización de los huesos, causa frecuente de osteoporosis y fracturas. Este efecto cobra aún más importancia en las mujeres durante las etapas de adolescencia, embarazo, lactancia y menopausia.

 
       
 
kredituak